¿Supernatural, el anime?

De acuerdo con este sitio, la serie Supernatural tendrá su propio anime.

Estaría basada en las dos primeras temporadas, y supuestamente será más o menos fiel a la trama original, pues aparecerán algunos detalles de la infancia de los protagonistas que no se apreciaron en dichas temporadas, tendría el nombre de Supernatural: The Animation Series.

Novela mexicana inspirada en anime y manga: Sho Shan y la dama oscura

¿Y ahora en que sitio colocamos esto? Según parece hay una novela que trata sobre temas netamente animescos y nos vamos enterando que le va muy bien, pues la segunda edición ya va a salir.

Tomado de acá: http://www.revistadeletras.net/sho-shan-y-la-dama-oscura-de-eve-gil/

En su artículo “Vejamen de la narrativa difícil”, publicado en 1994 y luego recogido en su libro Las caricaturas me hacen llorar, Enrique Serna combate el prejuicio –malditos prejuicios- de que la gran literatura está reñida con el gran público. Luego de citar los casos, entre otros, de Kundera, Vargas Llosa y García Márquez como autores fáciles de leer porque “se han echado encima la enorme dificultad de contar sus historias en un lenguaje transparente y preciso”, Serna agrega: “Para el fabulador nato, el lenguaje nunca es un fin, pero sí un instrumento de precisión”.

Leyendo Sho-shan y la Dama Oscura, la más reciente novela de Eve Gil, uno no puede sino darle la razón a Serna. Hay que decir de una vez que esta novela inspirada en el manga –la primera en español, según se lee en la publicidad sobre el libro- va mucho más allá del gancho comercial que significa la fusión de dos géneros de gran consumo. Esta es una obra que cumple en dos frentes: por un lado, tiene el grado de misterio y aventura necesarios para mantener pegado a su lector hasta su última página, y por otro aborda cuestiones esenciales y siempre vigentes como la intolerancia y los prejuicios, pero nunca de una manera panfletaria, sino encarnados estos temas en una historia que seduce y conmueve. Que revela, además, el poder de la imaginación y la creatividad en la vida de los seres humanos.

Murasaki Fujita es la encargada de narrarnos esta historia plagada de referencias a la cultura y literatura japonesas. Su verdadero nombre es Violenta Monsalve, pero no sería justo recordarla así, ya que ella se siente y por lo tanto es muy Murasaki Fujita, por lo cual no resulta apropiado llamarla con otro nombre.

La narradora, quien al inicio del libro tiene 21 años y es la creadora de uno de los animes más exitosos, Sho-Shan Z, se remonta 10 años atrás para narrarnos un incidente que cambiaría el rumbo de su vida y el de su familia: a su pequeña hermana Lu, o Cho, que entonces tiene 4 años y padece una clase de autismo que impide la empatía con los demás llamado Síndrome de Aspergen, la acusan de haber matado a uno de sus compañeros de escuela.

Este es el detonante que hace avanzar la trama por caminos tan atrayentes como insospechados. De pronto varios misterios irrumpen reclamando la atención del lector: ¿cómo ocurrió la muerte de Toto, el compañero de Cho? ¿Cuál es la verdadera identidad de Dama, la excéntrica madre de Murasaki y Cho, creadora a su vez de cuentos infantiles? ¿En qué acabará el lío legal en el que la familia se mete a raíz de la muerte del pequeño Toto?

No muy avanzada la novela se nos hace, además, una revelación importante que creo poder revelar sin arruinar el interés del argumento: tanto Murasaki como Cho y Dama no son completamente humanas, sólo una mitad; la otra corresponde a su naturaleza como seres de ficción.

Eve GilEsta novela de apariencia tan sencilla, que seguramente hará y está haciendo las delicias de jóvenes no habituados a la lectura, plantea sin embargo una situación narrativa complicada por su grado de indeterminación. Como ya he dicho, tanto Murasaki como Dama son creadoras, una de animes y manga, la otra de cuentos infantiles. Las creaciones de ambas se confunden con la historia presunta y trágicamente real que les ocurre: mientras que Sho-Shan Z cuenta la historia de una niña de 4 años catalogada como criminal a la que se busca encerrar en una cárcel de alta seguridad hasta que sea mayor de edad y de su madre Dama, sospechosa de terrorismo, los cuentos infantiles de Dama tienen como protagonistas a sus propias hijas, Murasaki y Cho, aunque en sus relatos no sean hermanas sino amigas –deseo profundo de Dama: que exista comunicación y afecto entre sus hijas.

Es difícil diferenciar los planos planteados como “real” y “ficticio” dentro del libro. Conforme avanzan páginas, el límite entre ambas dimensiones se va volviendo cada vez más tenue, de modo que los hechos más fantásticos, como metamorfosis de seres humanos en mariposas o en series animadas, nos van resultando verosímiles, aceptables en el sutil mundo planteado por la autora.

Uno de los postulados básicos del libro es, según mi opinión, el poder de la ficción para enriquecer nuestra vida y desagraviarnos de las ofensas que ella nos inflige. A pesar de que en su serie animada Murakami Fujita cuente una historia terrible, es gracias a ella que le da sentido y orden a esos eventos funestos que ocurrieron en su vida, dejándola confusa y quebrada.

Sin importar si lo que nos cuenta en la novela como real haya ocurrido realmente o haga parte de su imaginación, de sus recuerdos inventados, al narrarlo se ha tomado venganza contra la vida real, en la que tanto ella como su familia se encuentran indefensos ante los embates de una sociedad que los cataloga como anómalos y los rechaza: a Murasaki, por su aspecto de china; a Cho, por el síndrome que padece; a Dama, por su empeño de vivir a sus anchas, asumiendo como propia la cultura y forma de vida japonesas; y a Luís Monsalve, esposo y padre, por tener esa familia “rara”.

En la novela que Murasaki Fujita escribe, la misma que nosotros leemos firmada por Eve Gil, tanto ella como su hermana y su madre cuentan con superpoderes con los cuales defenderse de las canalladas del mundo. Además, Cho se traslada de un mundo ingrato y pedestre que no la entiende a un mundo ficticio donde es capaz de comunicarse sin problemas y realizar las hazañas más grandes. También está sugerida la idea de que, por medio de la ficción, se puede convocar nuevamente a la vida a seres que ya han cruzado su frontera. ¿Qué importa saber dónde queda la frontera entre realidad y fantasía cuando la imaginación nos ayuda a sobrellevar las penurias cotidianas de la vida real?

Que suene a lugar común, que suene, pero Sho-shan y la Dama Oscura es sobre todo una novela conmovedora e intensa a la que le deseo que, como los libros de Rowling, gane más y más lectores para la literatura, tenga todo el éxito que merece.

Interesante…

Reblog this post [with Zemanta]

La rebelión asexual

Este artículo que escribió Enrique Serna en la revista Nexos de diciembre de este año que termina sobre el escaso interés que tienen los jóvenes varones japoneses en el sexo de pronto alumbra una serie de noticias que han ido apareciendo en este portal sobre la vida en aquel país.

http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=56100

Reblog this post [with Zemanta]

El yuri definitivo

Cover of the autumn 2004 issue of Yuri Shimai,...
He aquí la portada de la edición del otoño de 2004 de la Yuri Shimai, la portada es de Reine Hibiki, la dibujante del manga de Maria-sama ga Miteru (tomada de Wikipedia).


Desde que me enteré que el yuri, o también llamado shoujo ai, es un género en sí mismo, nos hemos dedicado a seguir las historias que han surgido dentro de esta temática, y lo he hecho siempre asegurando a sus detractores que el yuri poco o de plano nada tiene que ver con el hentai.

En estos tiempos recientes he notado que la tendencia en el shoujo ai es volver las cosas más descaradas, menos sutiles, todo ello desde la recordada Maria-sama ga miteru o La virgen María te está observando, serie en la que comienzan a haber personajes de apariencia 100% femenina pero de personalidad más bien masculina, eso cuando el canon del género era poner mujeres masculinizadas, pero definitivamente de psique femenina. De esta clase de series la más extrema había sido Strawberry panic, en la que no había ni un solo personaje hombre, pero sí había personajes masculinos. Y digo que había sido la más extrema porque salió otra que va más allá todavía: Shoujo sect, innocent lovers.

La serie fue creada por Ken Kurogane y publicada primero como manga en una revista Comic MegaStore que es una publicación cuyo target son jóvenes ya mayores de edad (seinen). Termina justo a los dos volúmenes, lo cual a su vez daría suficiente para que el estudio Amarcord hiciera tres pequeños OVA (ya es raro en estos días que haya OVA de nomás tres capítulos, al menos en este lado del océano).

La historia es ésta: Shinobu Handa es una morra sumamente popular entre la banda de la escuela privada para mujeres a la que va, pero lo es por su sex appeal, ha tenido onda con una buena cantidad de compañeritas suyas y por si fuera poco tiene de amantuca fija a una morenaza de fuego que además es una quiniela entre mejor amiga y secretaria particular, pero ella no es feliz porque está enamorada de Momoko Naitou. Este amor que ella siente se fraguó desde la infancia, cuando se conocieron jugando en el parque… sí, así de ridículo, pero qué le podemos hacer.

Todo lo que pueda decir de este OVA en sí sale sobrando, pues la trama es demasiado pequeña como para que cometa la salvajada de contar de qué trata.

Yo ya personalmente me fastidié de leer en revistas como Conexión Manga y otras por el estilo detalles de la serie, cuartillas y cuartillas; un río de tinta y de caracteres, dedicados únicamente a contar la trama –que es algo que nosotros como espectadores también podemos hacer- y muy poco o nada de análisis. Por eso mismo, ¿quieren saber los detalles? Véanla; ¿quieren saber por qué la recomiendo y por qué considero esta pequeña serie el yuri definitivo? Sigan leyendo.

Primero: esta serie es para mí el yuri definitivo porque hace algo que nadie había hecho antes, convertir a todos los personajes, incluyendo los de relleno, en lo que Tom Wolfe llamó en su novela Todo un hombre “hombres con tetas”: mujeres completas, en este caso jovencitas de prepa, con personalidad y psique 100% masculinas. Tengo entendido que en las escuelas privadas para nada más un solo género se da el fenómeno de los “gays de cárcel”: A falta de miembros del sexo opuesto me consuelo con algo o alguien, pero tenía entendido que ese fenómeno no era tan extendido en las escuelas para mujeres y aquí prácticamente todas andan con todas, y como es un serie hentai (tal cual, las escenas de intimidad son explícitas) pues ya se imaginarán.

Ok, todas andan con todas, ¿y eso qué?, bien podrían decirme; las universidades gringas son así o quizá pior, y no por ello las gringas que están en las universidades de su país son “hombres con tetas”. Mas respondo, aparte de ese detalle está la personalidad de las dos protagonistas y varios de los personajes secundarios.

Honestamente, yo no conozco aún alguna mujer que le dé vuelo a la hilacha con singular alegría a pesar de tener el corazón roto, al menos no como lo hace Shinobu Handa: es una exhibicionista, una importamadrista y una vivalavirgen de primera que se deja querer por sus admiradoras y por sus allegadas, alimenta el autoestima de sus queridas y va por la vida regalando amor a quien lo pida. Por si fuera poco va a la escuela portando, en lugar del moñito reglamentario de la escuela, una corbata de nudo simple tamaño “lengua de vaca” del mismo color del moñito del uniforme.

Ella se la pasa buscando salones vacíos y otras zonas descampadas de la escuela (como las azoteas) para simplemente tirarse y dormir. Tampoco conozco muchas mujeres que hagan eso.

Pero lo verdaderamente canijo es su reacción ante el amor y el desamor, sino explíquenme este parlamento:

-Shigure Komai (estudiante mayor que Shinobu y amiga de las que no clavan con ella): Oye, ¿te puedo preguntar algo?

-Shinobu: Pregúntame lo que quieras.

-Shigure: ¿Cómo puedo arrancarme del pecho un mal amor?

-Shinobu: Hmmm no, pues mira, antes que destruir ese amor deberías destruirte tú para liberarte del dolor…

¿Ven lo que digo? Eso bien pudo haberse dicho en el Tenampa y nada hubiera estado raro, y sin embargo quien lo dijo fue una puberta japonesa a otra puberta japonesa. Más tarde sabríamos que el amor que Shigure quería arrancarse del pecho era el que sentía por su hermanita menor, pero no es relevante para la casi inexistente trama.

El otro personaje protagonista es Momoko Naitou, la clásica mujer cerebro que hace de todo y lo hace bien y que nomás le falta vender mole los domingos. Ella cree que Shinobu es una cábula de primera, de esas que nomás andan checando a quien se encaman, por supuesto no es así, Shinobu antes que procurar su propio placer lo que busca es el crecimiento de sus muchas parejas para que ellas, más tarde y ya sin ella, puedan andar por sí mismas por la vida, pues ella se considera, más que una reina a la cual adorar, alguien que habrá de enseñarle a sus parejas cómo llevar una vida más feliz, aun cuando ella misma no lo es.

Teniendo ese fin en mente ideó la organización de su casa de estudiantes, de la que es líder de facto y donde de pasada ocupa junto con su secretaria particular el desván, el cual acomodaron como si fuera un penhouse.

Hagamos un alto aquí. ¿Notaron que en realidad todas las preocupaciones e intereses de Shinobu son bien masculinas? Una mujer cuando está enamorada elige alguna de estas sopas: o bien se erige en protectora de su pareja o se deja proteger por su pareja.

Shinobu no considera estas opciones y mejor prefiere nutrirles el orgullo para que puedan andar en caso de que ella ya no esté con ellas. Algo masculino por dondequiera que se le mire.

Les voy a dar un detalle todavía más escandaloso y que de al tiro es lo más inesperado. En todas sus relaciones, en el momento en el cual dos (o más) cuerpos se enfrentan detrás de una puerta cerrada, es ella quien la mayor parte de las veces asume conscientemente el papel pasivo. Generalmente lo hace no porque lo sea, sino porque es ella quien desea complacer a sus parejas y es ella además quien se acopla a la personalidad de su amante en turno al mejor estilo de Genji, el protagonista de Genji Monogatari.

Con tantas referencias así, no me resulta raro que los fansubbers se la pasen desafiando a Youtube poniendo sus trabajos de esta serie sin censurar. Yo vi los tres OVA fansubtitulados al español en una sola noche y cuando traté de buscarlos me di un frentazo al ver que habían sido suprimidos por violaciones a las cláusulas de contenido de youtube, pero los fansubbers siguen subiendo fragmentos o partes de la serie que todavía van en contra de las cláusulas de contenido de Youtube. Luego me pasé a un sitio llamado Megavideo y ahí estaban los tres OVA fansubtitulados al inglés.

Pero entonces, ¿por qué es el yuri defintivo? Porque ya no veo hacia dónde pueda seguir avanzando este género, Shoujo sect es el pico del cual ya no pasará el yuri al ser una historia que igual enternece a las mujeres por la devoción que Shinobu muestra a Momoko que igual logra que los espectadores masculinos sientan una identificación inmediata con una muchacha que bien podría ser uno de nosotros, sin mencionar el hentai, que no es poco ciertamente.

Reúne en una sola exhibición lo que le gusta a los fans del yuri tanto hombres como mujeres, se hace justicia al reconocerlo, pero sin perder de vista que eso se logró mediante chapuzas. Pero al final de cuentas eso se disculpa pues incluso dentro de la inverosimilitud de los personajes, éstos son consistentes y sí llegas a creer que de verdad puede haber mujeres así, digo, uno nunca sabe.

La animación no es mala, pero para un OVA de 3 capítulos hubiera esperada algo mucho mejor, como Candy Boy, ya que estamos hablando de yuri y wincests, que al ser unos episodios muy cortos de tamaño sí sacan una animación de mucha mayor calidad, pero sin hentai. Bu.

En fin, gocen de esta serie que ha logrado juntar en muy poco tiempo una sólida base de fans que ya la incluyen dentro de los clásicos, junto a Utena y Oniisama e.

Lástima que después de esto únicamente esté el abismo.

Enhanced by Zemanta

Azumanga Daioh, diez años de pura calidad

Cuando empecé en el foro un tema sobre cuál podría ser el anime de la década en nuestra república bananera, vi muchos animes relativamente nuevos de los que poco sabía, cuando me tocó opinar mencioné Azumanga Daioh… lo que menos esperé es que me respondieran que qué serie es ésa… aunque si se mira fríamente era de esperarse, han mencionado otros animes como la serie de anime de la década porque la no han visto.

Voy a comenzar con algo que no tiene que ver con este anime: Tengo años queriendo escribir un texto aquí en este portal sobre Azumanga Daioh pero no lo había logrado porque este serionononón no se merece el típico artículo/ensayo/reseña/reportaje/fap que va de “Es una serie de XX capítulos hecha por el estudio XXXXX, creada originalmente por XXXX XXXXXX”, eso por esta ocasión se lo dejaremos a los muchachos que lo hacen por dinero, que ahora será por el mero gusto de opinar.

Me tarde años en hacer esto por otro motivo: Azumanga… no tiene una trama tal cual. Este detalle se debe principalmente a que no proviene de un manga sino de un 4koma, o sea de una tira cómica como Garfield, Peanuts, Dilbert o Robotman/Monty. Si alguno de ustedes, queridos lectores, se siente muy acá, que trate de decirme de qué trata Garfield, Peanuts, Dilbert o Robotman/Monty y que me digan si la descripción de la trama de cualquiera de esas tiras cómicas no es más que una simplificación injusta sobre sus contenidos… bueno Garfield y Dilbert sí están de al tiro muy simples, pero las tiras cómicas que generalmente logran estar años y años publicándose lo logran porque alcanzan a tocar niveles metafísicos.

Haciendo una simplificación como la que se propone arriba, Azumanga… nada más es el día a día de un grupo de siete estudiantes (Chiyo-chan, Sasaki-san, Osaka, Yomi, Tomo, Kagura y Kaorín) y tres de sus maestros (Yukari, Nyamo y Kimura), pero ojo, de eso no trata esta serie.

¿De qué trata entonces? Pues bueno, a primera vista no es fácil decirlo. Ninguna de las chicas se transforma en magical girl, ninguna de las estudiantes parece estar interesada en tener un novio* –cosa que parece dar a entender que en realidad la vida de los estudiantes de prepa en Japón es más parecida a como se muestra aquí que en cualquier otro anime-, no salen de la nada demonios o mecos mechas que lo destruyen todo, no hay espadazos y los únicos sablazos que se ven son los que Yukari y Tomo le dan inmisericordemente a Nyamo y Yomi (respectivamente). Definitivamente es una serie cómica, pero no depende exclusivamente de los pastelazos en los que (de nuevo) Yukari y Tomo están involucradas y eso es porque el arsenal de esta serie es amplio y consta de los derverismos de Osaka, los non sequitour (o sea, cosas que no vienen al caso) de Tomo, lo sumamente abusable que es Chiyo-chan por ser ella una niña de 10 años que está estudiando la prepa; las ensoñaciones de Sakaki-san que involucran animales en general y a Chiyo-chan; las mordidas que una y otra y otra y otra y otra vez le propina el Kami-Neko a Sasaki-san; los traumas que Yomi tiene respecto a su cuerpo y los lulz que genera Kimura-sensei con su rampante pedofilia, entre otras muchas cosas que van saliendo.

Otro detalle que llama la atención es que a pesar de bajísimo volumen de fanservice (nada más hay un solo pantyshot en toda la serie, y está muy bien disimulado), aparecieron 5 personajes de Azumanga… en la lista de los 100 personajes femeninos más populares del 2002 según la revista Newtype, siendo Osaka, una muchacha de prepa que no nada más está despechugada, sino que tiene el cuerpo más subdesarrollado que se tenga registro en un anime, la que más alto calificó en la lista, nada menos que en el séptimo puesto. ¿Cómo es que una muchacha de 16 años con el cuerpo de una niña de 12 y que además dice derverismos sea uno de los personajes de anime más sexies?

Por cierto, el segundo personaje femenino más popular de la serie es Chiyo-chan, pero el porqué es mucho más obvio.

¿Entonces dónde está el truco? Ah, pues ése es el fin de este texto: descubrir el truco.

El truco es que la serie trata, primero, de la lenta formación de un grupo de amigas; luego ver cómo las relaciones individuales de ese mismo grupo de amigas van evolucionando, cada una a su propio paso, mientras suceden festivales deportivos y culturales, vacaciones, otoños, inviernos, idas a la playa… con un guión que es 70% chistes de diferentes calibres que van del más o menos chistoso al me-hago-pipí-de-la-risa (pasando por cosas que recuerdan el spam-spam-spam-spam de Monty Python) y 30% lindurez. El guión fluye muy bien por cierto, nada más en un pequeño lapso entre los capítulos 4 y 5 se medio arrana pero nunca se estanca, y así va hasta que llega al capítulo 19.

¿O sea, se cae en el capítulo 19? No, todo lo contrario.

Siempre pasa lo mismo: por los capítulos 17, 18 o 19 las series tienden a mostrar si son realmente obras de arte, si tienen defectos argumentales o si fueron hechas por For the varo productions Inc. En el capítulo 19 queda a la vista de todos de qué iba la cosa. No voy a decir qué sucede allí, pero sí sus efectos prácticos. La serie completa trata sobre el proceso de maduración de las personas. Cuando esto queda a la vista de todos no queda más que admirar cuán grandiosa es la Azumanga Daioh, cuán chingón es su autor y la serie se convierte en un paseo en avalancha.

Las situaciones son geniales y también muy reales: La indeseada aparición de alimañas en plena clase, la cabeza hueca que se pone a decir sus “pronósticos” sobre las preguntas del examen de mañana (y la reacción del estudiambre promedio ante ese tipo de “pronósticos”), lo que pasa cuando alguien que estuvo nomás tirando barra todo el semestre se da cuenta que no sabe nada (“ya cuando está sintiendo la puntita”) y empieza a estudiar con desesperación; ver que la apariencia es muy importante en el modo en que te van a tratar y (¿por qué no decirlo?) la desesperanza del primer amor, en el caso de Kaorín.

Y para acabarla de amolar tiene mejor final en un anime que yo he visto en 15 años. Ah, cuánto daño le hizo Evangelion a los animes, imaginen nomás que desde el fin de Evangelion todos los animes que le apuestan tanto al gran público y como al éxito con la crítica tienden a hacer el mismo tipo de final horrible para que los impresionables otakus se deslumbren. Azumanga… no le apostó a eso, le apostó a un final en el que queda completamente cerrado el círculo, uno que no deja cabos sueltos ni incertidumbres, pero además fue un final liberador, conmovedor, catártico incluso diría, pero no triste.

¿Y esto viene a caso nada más por nuestra encuesta? Verán: Está saliendo en estos momentos una reedición de Azumanga Daioh con motivo del X Aniversario de su publicación en la revista Dengenki Daioh y que además esta reedición incluirá un capítulo hecho ex profeso, nada mal para ser el décimo aniversario, ya cuando sea el aniversario XXV que le hagan un celebración como la que le hicieron a Gundam… Claro, si es que aún seguimos por estos rumbos.

Ahora que ya saben qué es Azumanga Daioh dejen de andar de baquetones y háganse la buena obra de verla.

* Con excepción de Kaorín, pero ella preferiría tener una frondosa novia.