¿Es difícil ser Fan del Anime/Manga?

Por Vicm3

16/08/99

Hace poco platicando con Trunks, estaba(mos) recordando lo que era ser aficionado al anime/manga hace algunos años, surgió la idea de escribir algo al respecto y bueno como no he visto nada de Trunks (aun:) aquí va una pequeña reflexión al respecto.. .

¿Que dificultad podría implicar ser fan del anime/manga? Se preguntaran muchos, finalmente están la Domo, Animanga, Yume, Seinen, Monos y Pelotas (!y casi cada semana aparece una nueva!), para darnos información sobre las series que nos interesan, !además pasan en TV! Y si no, pues en cable las podemos ver, o hasta por Direct TV o Sky, también tenemos en el puesto de periódico de la esquina, Video Girl Ai, Sailor Moon, Magic Knight Rayearth, Dragon Ball y hasta Ranma 1/2!, ¿no? además si sabemos ingles podemos conseguir la Mangazine, el Animerica o el Protoculture Addicts, mejor aún si tenemos una conexión a internet, ya que así podemos visitar las “home pages” referentes a la serie que nos iteresa (y/o gusta) – de donde luego algunas “revistas” se fusilan la info -, ir directamente a la compañía que la produjo (eso si sabemos japonés, aunque cada vez mas, empieza a existir la versión en ingles), consultar bases de datos sobre series, autores, seiyus, fechas de producción, staff y hasta ordenar alguna cinta (o DVD) en el caso de que contemos con una tarjeta de crédito ¿Entonces no es la cosa mas fácil?

!Ah! Pero regresemos a 1992 o tal vez un poco antes y veamos que panorama tenemos, ¿revistas dedicadas al tema? Ninguna, fanzines, primera pregunta ¿que es un fanzine?, series en TV, algunas, Mazinger, LalaBell, Candy, Remi, Robotech, Fuerza G (y algunas más, no tengo la info bien de fechas de transmisión) no todas en las mismas fechas, es decir se han transmitido o se estaban transmitiendo algunas de esas series, y casi nadie sabia que eran japonesas (!y solo hacia falta leer los créditos!) ¿TV por cable? Limitado a los cartoons gringos y en el mejor de los casos a lo mismo que veías en TV abierta pero en ingles, si es que podías pagarlo (solo existía Cablevision así que imagina al monopolio estableciendo precios) y en aquel entonces todavía era una cosa de gente “nice” y solo al alcance de grupos “pudientes” o con el suficiente tiempo libre (y dinero) para pagar otros 8 canales, con la diferencia de que los programas venían en ingles.

¿Bueno y que tal conseguir el Animerica, mangazine o Protoculture Addicts?, pues seria un milagro puesto que el numero 0 (de Animerica) aparece en Noviembre de 1992 y es el anteproyecto para una revista la cual aparecerá formalmente hasta Marzo de 1993, sin embargo Mangazine surge en 1985 y Protoculture Addicts en 1988. !Ah! ¿Pero como la conseguirías? A excepción de lo que pudieras encontrar en los Sanborn’s o en las tiendas de revistas del aeropuerto, estas solo, en este pais. ¿Donde comprarais esas revistas, o para no ir tan lejos tus comics, por no hablar de manga? !Aun no existe ninguna tienda dedicada a los comics! Mucho menos al manga ¿y que tal ordenar un video a Animeigo? Buen intento pero Animeigo saca su primer titulo en 1990 y para 92 es una pequeña compañía en Wilmington (que dudo tuviera mas de 6 títulos y eso en el caso de que te pudiera mandar algo a México sin que el costo fuese prohibitivo).

Por cierto alguna vez en una revista existió una discusión sobre cual había sido la primera tienda de comics en México, en 1992 se funda Comics S.A. ahora I.M.P., sin embargo Comic Castle clama ser anterior, existir desde la época en que era un puesto en Pericoapa, la historia de ambas es tema para otro articulo si les interesa saben donde localizarme ;). Lo importante es que ninguna es grande, ni conocida y no trae títulos de editoriales desconocidas como seria Mangazine o Protoculture Addicts- !Ah! Casi puedo oír a alguien por ahí !aun queda el Internet! ¿a si? Pues te tengo malas noticias el internet disponible vía ISP (Internet Servide Provider) es algo relativamente nuevo, de hecho se dio hasta 93-94.

¿Y entonces como se era fan en esa época? Buena pregunta, pues de disfrutar lo que había en TV no pasabas fácilmente, te buscabas un amigo japonés, o alguien que pudiera traerte cosas de EU… así, si tenias suerte conseguías tal vez la Mangazine o la Protoculture Addicts, hacías amistad con alguien en Japón (vía correo convencional, 4 o 5 semanas, !si no se perdía tu carta en el correo!), a través de los anuncios clasificados internacionales y si tenias suerte, conseguías que te mandaran un par de copias ,-si tenias vídeo -, !grabadas directamente de la Televisión con todo y anuncios comerciales! De algún anime japonés, si eras de los que tenían la suerte de hacer amistad con algún japonés es probable que ya tuvieras alguna Nakayoshi o algún Shonen Jump, y así estarías enterado de una nueva serie de niñas mágicas, muy sonsa y cursi que nadie estaría dispuesto aceptar le agradaba “Sailor Moon” su nombre. Y de una serie muy boba de artes marciales, con un panda con letreros ridículos, un puerquito negro !y un tipo que cambia de Sexo! ¿”Ranma 1/2″ les suena? Ah y de una serie donde salía un tipo con pelos de puercoespin con !un Bo y cola de simio! ¿tengo que decir mas?, que no tendrían ni idea de que diablos hacia este mismo tipo subido a una nube y gritando “Kame-hame-ha”? y tal vez si fueses observador estarías pidiéndole a tu amigo japonés que te explicara que diablos es eso de “Kokoro-kun” y que tiene que ver con el final de esa serie tan bien dibujada que apenas acabas de conocer “Video Girl Ai”

!Ah! y por si fuera poco tendrías que cuidar de compartir con alguien tu afición, ya que casi cualquiera te miraría con despecho diciendo a la vez “¿todavía vez caricaturas? !Que infantil!, !eso es cosa de niños!”… si quisieras conseguir digamos un juego de nintendo de anime, te las verías negras puesto que apenas esta por llegar el Supernintendo a México y los cartuchos que llegan son los gabachos (aunque a la fayuca de vez en cuando caían algunos de superfamicon generalmente copias chinas.. así por ejemplo jugué el SFII antes que saliera en EU:), en ese entonces ser fan del anime/manga, no era fácil no había manera de encontrar gente que tuviera los mismos gustos, para decirlo brevemente, era una cosa casi imposible, hallar alguien con quien platicar de “caricaturas” sin que la gente alrededor se te quedara viendo o tu interlocutor te tachara de “inmaduro”.

Pero como ha sucedido con muchas cosas más, de pronto apareció la primer tienda de comics a la cual le siguieron muchas mas, estas empezaron a traer primero un par de títulos manga y algun vídeo, astroboy o robotech, como probada a ver si pegaba, a alguien se le ocurrió hacer una especie de feria en una institución de enseñanza media superior (les debo el dato correcto), y como tuvo excelentes resultados, después a alguien se le ocurrió la primera convención (la CONQUE – por cierto en el Poliforum cultural Siqueiros-)… no paso demasiado tiempo para que los fans empezaran a juntarse en las tiendas (y convención) y formaran clubs, que algunos mas se aventaran a escribir un fanzin, que algunos de estos fans entraran a la universidad y tuvieran su primer contacto con internet, que a alguien se le ocurriera que copiar los videos de anime podría ser negocio, y empezaron las copias en los tianguis, que por esos días TV Azteca trajera “Caballeros del Zodiaco” y lo demás como dice el cliché “es historia.. .”

Como siempre comentarios, aclaraciones, dudas, sugerencias son bienvenidos y esperados!

Au revoir mes amis.

Originalmente publicado en el fanzin de AP en 1999.

 

Un anime sacado de la Manga (¿ah, que no era un ensayo sobre Dragon Ball?)

por Víctor Manuel Martinez Martinez. (Vicm3)

El siguiente texto es un mini proyecto escrito a petición de una compañera socióloga para los chavos del CONALEP que querían conocer un poco de trasfondo de Dragon Ball lo reproduzco aquí para ver que opinan, igual y les agrada… los comentarios, criticas, aportaciones, etc. como siempre son bienvenidos.
(4/11/98)

La serie de televisión Dragon Ball esta basada en el Manga (Cómic) del mimo nombre, ahora el manga en Japón no es precisamente como en occidente…

¿Qué tan grande es el Manga en Japón?

Una medida frecuente para la comparación es el Shukan Shonen Jump (“Boy’s Weekly Jump”), un “cómic” semanal para chicos, que es para el resto del mundo del manga como fue el Tiranosaurio Rex para los otros dinosaurios; una bestia que domina y ocasionalmente devora a su competencia. La circulación del Jump fácilmente supera los 5 millones (de copias semanalmente!) y recientemente ha llegado tan alto como 6 millones (1996).
Sin embargo distinguir a este monstruo del manga de entre las docenas de otras revistas que son multitud en los aparadores de librerías, tiendas y kioscos del metro es mas o menos difícil, puesto que es muy similar a los demás. Tiene la portada estándar a color, seguida por una pocas paginas a color (principalmente anuncios), la historia líder de esa semana. El grueso del contenido esta impreso en una tinta de color distintivo – anaranjado, amarillo, azul o verde- que hace mas fácil a los lectores encontrar lo que buscan (si es amarillo, debe ser Slam Dunk, si es rojo Ghost Sweeper Mikami, verde I’s, por decir algo). Con 465 pagina el Jump es del tamaño de la guía telefónica de una ciudad promedio y se vende por unos 200 yens – una bicoca que apenas cubre el gasto de impresión.
Para los estándares de los editores occidentales, la Jump es un asunto de migajas. Su audiencia sin embargo, es no solo enorme, ya que cada copia pasa por las manos de, en promedio 2 o 3 lectores, según claman los editores- pero además se extiende desde los chicos de escuela primaria hasta los hombres de negocios ya cuarentones. Entre los anuncios de un numero reciente junto a un anuncio de escuela, se hallaba otro de una fragancia garantizada para volver locas a las mujeres.

Sin embargo Jump no fue la primera en descubrir este formato (tamaño guía telefónica ofreciendo mas de 40 historias diferentes). Shonen Magazine y Shonen Sunday ambas que debutaron en 1959 fueron las pioneras, y por un largo tiempo, las lideres entre las fuertes revistas semanales.

Cuando Jump empezó a publicarse en 1968, sus editores, sabían que no podrían competir mano a mano con los grandes talentos de la industria (es decir la mayoría de los artistas talentosos y de éxito ya estaban trabajando en otras revistas o pertenecían a otras casas editoriales). Sin embargo decidieron por cultivar a los recién llegados, ofreciéndoles contratos a largo plazo, y de esa manera poderlos mantener dentro de la revista aun si después se convertían en artistas de renombre o un hit editorial.

Además, Jump estableció una firme política editorial que continua hasta nuestros días, primero, llevo a cabo una encuesta entre sus jóvenes lectores, preguntándoles 1) la palabra que mas encendiera sus corazones 2) la cosa que ellos creyeran mas importante y 3) la cosa que los hiciera mas felices. Las respuestas fueron Yujo (Amistad), Doryoko (esfuerzo o perseverancia) y Shori (ganar o victoria).

Estas tres palabras, entonces se convirtieron en el criterio para seleccionar las historias, ya fuera de aventuras o humorística, como el editor en jefe Hiroyuki Goto, comento en 1990, en un articulo aparecido en la revista informativa Aera, “Los chicos saben que son iguales en términos de derechos, pero no en habilidad. De diez niños, tal vez uno sea excelente tanto en el estudio como en el deporte, y uno no tenga interés en ninguno. Los ocho restantes, solo buscaran ser mejores en el estudio, o en los deportes… es a ellos a quienes nosotros nos dirigimos, y esas palabras reflejan su actitud, positiva, optimista. En Shonen Jump nosotros no creemos en la estética de la derrota”, en otras palabras, ninguna historia sobre perdedores solitarios. En vez de eso la revista ha tendido a favorecer las historias de ciencia ficción (Dragon Ball, Caballeros del Zodiaco -Saint Seiya-, Ghost Sweeper Mikami, Detective Conan, etc.), humorísticas (Dr. Slump) y otros géneros llenos de acción. Para asegurar que los lectores obtienen lo que buscan, Jump incluye una tarjeta de respuesta para el lector en cada numero. Si una nueva serie no inspira lo suficiente a los lectores para escribir su numero en el cuadro de “las tres mas interesantes”, pronto desaparece. Con todos los defectos que este Darwiniano sistema pueda tener, ha producido una gran cantidad de éxitos de mercado, como ejemplo tendemos Dragon Ball, Dragon Ball Z y Dr. Slump (todas de Akira Toriyama), que han generado series de televisión, películas, y una bonanza de merchandising (muñecos de peluche, llaveros, plumas, tarjetas coleccionables, etc., etc, etc.)

Así Dragon Ball al seguir la línea marcada por la Jump, nos habla de una historia básicamente de amistad, nos habla de cómo Goku (quien podríamos decir el personaje principal), conoce a mucha gente mientras viaja y de cómo hace amistad hasta con algunos de sus enemigos, punto común de las historias japonesas, donde no se habla de un mal absoluto, pero tampoco de un bien total, los japoneses en ese sentido nos cuentan algo cierto, las cosas nunca son solo blanco y negro, sino una gran tonalidad de grises, lo que nos podría hablar de la motivaciones propias tanto de héroes como de villanos. Mas siguiendo con la línea editorial del Jump, “esfuerzo”, la serie también gira en torno a las artes marciales, y aquí podemos ver una formula también repetida en los magas de deportes (y si, se fijan también en el Superman estadounidense) aparece un enemigo nuevo (tal vez hasta con técnicas nuevas o arte marcial diferente), vence a Goku, quien gracias a sus amigos y al entrenamiento (esfuerzo, perseverancia) finalmente logra vencerlo, lo cual viene al parejo con la tercera línea editorial de Jump “victoria”, así aun cuando la formula de la serie, es sencilla, nos muestra sin embargo unos personajes muy bien construidos, personajes que pueden dudar, arrepentirse, sentir miedo y aun morir. Todo esto debido a una visión del mundo diferente de los japoneses (no digo que mejor o peor, solo diferente, básicamente debido a que su religión el Shintoismo-Budhismo, no esta ligada con un código moral como la tradición judeocristiana).

Además Dragon Ball como muchas series juega también con detalles chuscos del mismo Japón, por ejemplo el nombre de la raza de Goku, los Saiya-jin, que suena muy raro, simplemente quiere decir persona “saiya” es decir Jin significa persona o habitante de.. así los Namekusei-jin simplemente son habitantes del planeta Namek o personas de Namek, así como un mexicano pasaría a ser un Mekishiko-jin, además a manera de broma el planeta de los Saiya se llama Vegeta (vegetal) y así todos los Saiya tienen nombre de de comida, Goku/Kakarrot (Carrot=Zanahoria), Gohan es arroz, etc.

También la manera de tratar a los dioses, si con minúscula y en plural, puesto que los japoneses son politeístas, es algo que a veces confunde, puesto que ya alguien habrá escuchado por ahí o tal vez leído que Kami-sama equivale a DIOS, bueno esta es una traducción muy literal, ya que Kami, no es para nada algo cercano a la idea occidental de DIOS, y esto lleva en muchas ocasiones a malentendidos, puesto que a veces en la traducción Kami o Kami-sama (Sama significa honorable, así entonces Kami-sama es honorable Kami) es tomado como DIOS.

Kami sin embargo en Japón es la esencia o alma de algo que inspira respeto y/o admiración. una montaña impresionante o una bellísima cascada pueden ser Kami. Un árbol ancestral, una roca de extraña forma y casi cualquier animal pueden ser Kami. Las emociones humanas tales como la furia, los celos, la felicidad también pueden ser Kami. Así cosas abstractas como la guerra, la fertilidad o la misericordia y por supuesto también las personas pueden ser Kami. Así pues el cielo que vemos reflejado en Dragon Ball además de ser una sátira (así como el infierno) de la tradición Juedocristiana, no tiene un DIOS como tal sino diversas representaciones de poder creciente (o autoridad?), por ejemplo Kami-sama, Kaio-sama, Gran Kaio-sama (Dai Kaio-sama), y próximamente en la serie los que aun faltan por aparecer.
Así podemos darnos cuenta de que aunque Dragon Ball y muchas series japonesas tienen un trasfondo mucho mayor, debido a la diferencia cultural que existe, pueden ser disfrutadas por nosotros y sin embargo, muchos chistes y situaciones se nos van por no conocer la cultura a la que se hace referencia, chistes o historias que a nosotros se nos hacen totalmente nuevas o no sabemos ni de donde se les pudo llegar a ocurrir tal cosa, sucede que para los orientales pueden ser realmente chistes e historias viejos, contados de manera diferente, pero que por lo mismo a nosotros nos parecen totalmente nuevos (son cosas viejas, pero nuevas a final de cuentas para nosotros). Finalmente, espero que este pequeño intento, logre apaciguar a la vez que despertar su curiosidad sobre las series japonesas que actualmente se están transmitiendo en la televisión mexicana.

Bibliografía consultada:

Samurai from Outer Space -Understanding Japanese Animation, Antonia Levi, Open Court 1997
The encyclopedia of Japanese POP culture, schilling 1997
Dreamland Japan, Frederick L. Schodt, Stone Bridge Press 1996