La Mole, el peor enemigo de La Mole

Ya hará mas de una semana que se realizo la mas reciente emisión de la convención de comics LA MOLE, como ya es tradición en el mismo lugar casi en las mismas fechas, la segunda semana del mes de diciembre.

Asistí el sábado 18 para ver que sucedía y en las dos horas que estuve ahí y nada paso. Una reseña muy escueta quizá, ¿que paso? Bueno pague para comprar, el boleto costos $60 pesos, compre un dvd de ghibli a $115 pesos vi dos o tres cosas que me gustaron, algunas cosplayers, el evento del día ya iba retrasado por una hora y el ultimo piso parecía zona de tolerancia con los parlantes invitándote a que jugaras y participaras en sus eventos. La asistencia era muy baja a la hora que llegue para ser un fin de semana y en vísperas de vacaciones.

La mole ya no le echa ganas, esa es mi opinión y se conforma con ser una de las dos convenciones que tiene la ciudad. No ofrece nada atrayente, solo un montón de expositores reunidos y un montón de cosplay. Los actores de doblaje que siempre fue la especialidad de La Mole, los campeonatos de Pump It Up, nada, solo venta y disfraces. De ser un evento de cuatro días ha tenido que bajar a tres días.

La Mole nació hace ya mas de diez años y que aun exista es un gran logro que debería aplaudirse, a como están las finanzas recientemente, es increíble que cuando se cree que el poder adquisitivo esta por los suelos este tipo de eventos te muestren que pareciera ser todo lo contrario.

Esta convención nació en un lugar completamente diferente al que hoy se lleva acabo, el gimnasio olímpico Juan de la barrera, un espacio como lo dice su nombre mas apropiado para actividades deportivas que “culturales” y de entretenimiento abrió sus puertas a esta convención, entre filas increíblemente largas de asistentes con mucha expectación de encontrar cosas nuevas y difíciles de conseguir.

Habría que poner en contexto muchas cosas, como que para la mitad de la década de los noventa, el material tanto de comics como artículos referentes a animación japonesa eran muy limitados, la piratería era algo rupestre en cierta forma, tanto que propiamente se le debería considerar casi una artesanía. Videos vhs
de dragon ball z con doblaje ibérico que ya no conservaban los colores originales por ser una copia de quinta generación, mangas fotocopiados y algunos productos chinos que algunos vivales vendían haciéndolos pasar por los productos originales nipones. Una época de mucha inocencia, tanto para los asistentes, organizadores y expositores.

La Mole ha ido evolucionando en algunas cosas, estancándose en otras y retrocediendo en algunas otras.

Evolución:

De empezar en un pequeño lugar se estableció en un sitio en el que se puede llegar muy fácilmente, las instalaciones son muy cómodas aun cuando se llegue a su momento de mayor afluencia.

Estancado:

Después de más de diez años en el mismo lugar el público ha llegado a estabilizarse de cierta forma que no se ofrece más de lo que los asistentes buscan, las mismas actividades, la misma ubicación de los expositores.

Y el punto es que aun sin nada nuevo que ofrecer se disponen a tener tres eventos mas el próximo 2011:
La Mole 33:
Marzo 18, 19 y 20.

LaMole 34:
Julio 15, 16 y 17.

La Mole 35:
Diciembre 16, 17 y 18.

Comments

comments