Llegan a México los héroes del comic francés

Por: Notimex

Lunes 13 de Noviembre de 2006 | Hora de publicación: 15:33
Los héroes de las tiras cómicas francesas se encuentran en este país para mostrar la larga tradición de la que provienen, por medio de exposiciones, conferencias, lecturas y películas que diferentes escenarios de la Ciudad de México y Guadalajara exhibirán durante noviembre.

Tintin, Astérix, Spirou, Gai Luron y Titeuf, todos ellos héroes de los cómics participan en el “Mes del comic francés en México”, que la embajada de ese país europeo ha organizado aquí para mostrar la larga trayectoria que este género ha tenido en la cultura gala.

En rueda de prensa, Didier Pasamonik, periodista y especialista belga del comic, explicó que actualmente Francia vive una “increíble época dorada en la creación de tiras cómicas que representa más del 10 por ciento de las ventas totales de libros en el país”.

Esta importancia, dijo, se remonta a las primeras ilustraciones que aparecieron en el siglo XIX, a través de periódicos, que continuaron con el nacimiento de sus personajes más famosos a partir del siglo pasado y que el año pasado generaron sólo en Francia 298 millones de euros.

El editor adjunto del primer sitio francófono del comic en internet, recordó que fue en 1909 cuando la creación del personaje de Bécassine representó el verdadero repunte de las tiras cómicas en Francia.

Los conflictos políticos internacionales que mantenían al país europeo en guerra lo obligaban a depender de la producción de ilustraciones que se realizaban en el vecino país de Bélgica, añadió.

Es en 1929 cuando ve la luz el simpático personaje Tintin, un jovenzuelo de suéter azul que era acompañado a todas partes por su pequeño perro de color blanco; después vendrían otros como Spirou en 1938, Lucky Luke en 1947, Gaston Lagaffe en 1957 o Los Schtroumpfs en 1953, y que en México serían conocidos como los Pitufos.

El retorno de la creación de tiras cómicas al territorio galo volvió a acaparar la atención de todo el mundo con el surgimiento en 1959 del famoso personaje de Astérix, creado por la dupla de Uderzo y Goscinny, hasta llegar a la revista Metal Hurlant, de 1975, que marcó el cambio de imagen de la tira cómica exclusiva para niños para consolidarse como un producto que también interesaba a los adultos.

Actualmente, agregó Pasamonik, la producción económica de tiras cómicas en Francia es similar a la que generan industrias como la de los juegos de video y si se toman en cuenta los productos que surgen de éstas, podría hablarse hasta de mil millones de euros los que producen los cómics en ese país.

Tan sólo de 2000 a 2005, la producción de comics se duplicó de mil 563 títulos a tres mil 600, cuyo incremento se debe en gran medida a la irrupción del manga japonés y la fuerte actividad de los editores franceses que han acaparado el mercado popular, incluyendo a los jóvenes y al sector femenino de ese país.

El programa preparado por la Embajada de Francia en México, inició el viernes pasado con la inauguración de la exposición “Historia del comic en Francia”, que se exhibe hasta el 20 de diciembre en al Casa de Francia de esta ciudad.

La muestra “Héroes de papel: entra al mundo del comic francés”, que será inaugurada hoy en el marco de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, que se realiza en el Centro Nacional de las Artes (Cenart).

Además, la proyección de las películas “Las trillizas de Bellevelle” (Silvia Sylvain Chomet, 2002); “La profecía de las ranas” (Jacques-Rémy Girerd, 2003); “El rey y el pájaro” (Paul Grimault, 1980) y “Kirikou y la hechicera” (Michel Ocelot, 1998), en el Auditorio del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC).

Al mes del comic francés en México asisten además de Pasamonick, el guionista Fabien Vehlmann, creador del thriller histórico “Green Manor”; el guionista, ilustrador y colorista Stéphan Heuet y el escritor Didier Daeninckx, autor de más de una treintena de libros, quienes ofrecerán distintas conferencias sobre el arte de los comics.

Las actividades incluyen también la presentación del libro “Proust en el comic”, escrito por Stéphan Heuet, el sábado 25 de noviembre en la Feria del Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara y el lunes 27 en la Alianza Francesa de este mismo estado.

Fuente: Cronica

La música japonesa seduce a los jóvenes bolivianos

MABEL FRANCO,
periodista

Hyde (Hideto) hace suspirar a las chicas, tanto como las Morning Masume a los chicos. En el ranking de los mejores temas de octubre, nadie pudo destronar al grupo de Hyde, L’Arc en Ciel (que el nombre en francés no los despiste), que se ubica invariablemente primero desde hace meses con el tema Blurry eyes. Pero la competencia no es fácil, pues ahí están X Japan, Asian Kung Fu Generation, Ayumi Hamasaki y una larga lista de grupos y cantantes japoneses que a diario conquistan adeptos en el mundo con su J-Music.

El ranking mencionado lo elaboran, con ayuda de los escuchas, Cristian Guarachi y Héctor Wilder Mamani desde su programa Anime Music, el que se transmite desde hace unos tres meses por la radio Pasión (107.3 FM).

Cecilia, una joven de 17 años, seguidora del programa que sale al aire de 21.00 a 22.30, a diario excepto los sábados y cuando hay transmisión de fútbol nocturno, se enteró del programa en Neo Tokyo. Ésta es una tienda especializada en animé, manga, juegos y otros productos que Japón exporta para el ámbito del entretenimiento.

El universitario Canal 13, World TV, cada lunes, miércoles y viernes (15.00 a 16.00) difunde series en japonés subtitulado. Actualmente da School Rumble, cuyo tema musical ha hecho que se ubique en el segundo puesto del Anime Music. El productor Néstor Albán Chuquimia explica que, gracias a las series y a que se puede ver a los grupos, la respuesta al karaoke que organizó hace poco fue un éxito. Así, también por otros canales UHF, se puede ver muchas veces en su original japonés —que refresca un medio dominado por el doblaje mexicano— series como Full Metal Alchemist, Evangelium, DNA2, Los Caballeros del Zodíaco, Dragon Ball y otros.

La afición por la J-Music va más lejos. Freddy Ulloa, que da clases en la Sociedad Japonesa, dice que desde hace dos años el número de candidatos ha crecido tanto que debe rechazar a la mayoría por carecer de infraestructura para acogerlos. Por eso las filas se forman desde las seis de la mañana.

´El interés por el idioma es notorio, pues hasta hace dos años difícilmente se llenaban los cupos para los cursos´, afirma Ulloa que aprendió japonés en La Paz y hoy lo enseña. Jóvenes de 14 a 20 años, hombres y mujeres por igual, quieren desentrañar los secretos del idioma, muchos llevados por su afición al J-Pop, el J-Rock y el animé. Esto lo sabe el maestro porque no faltan los chicos que le enseñan sus DVD o que le piden ayuda para entender mejor ésta u otra canción.

´Personalmente no me gusta mucho esa música y tampoco la versión de los animé que traducidos al español pierden mucho de su filosofía. Además de que a Bolivia llega lo más comercial´. En todo caso, que éste sea un gancho para acercarse a un nuevo idioma es bueno, dice. ´Sé de algún alumno que hoy hace su doctorado en química en el Japón, el mejor lugar para este ramo´.

Estefanía (17) es otra seguidora del género. Por eso conoce a los grupos bolivianos que hacen covers de X Japan, L’Arc en Ciel y otros. ´En el último festival de animé en Cochabamba tocaron Kurenai y Gravity´.

No faltan los aficionados que, caracterizados como algún personaje de animé, toman el micrófono en karaokes y se lanzan a cantar en el idioma de Naruto.

El interés de esta joven le ha llevado a descubrir que puede conseguir un disco original de sus grupos favoritos en un pequeño negocio de la calle Aspiazu. Se trata de Otaku Store (otaku es fanático, en japonés) que acepta pedidos y que tiene un buen número de clientes. Steve Conde, su joven propietario, describe como ´grande´ el interés por la cultura nipona actual, al grado de que hay coleccionistas exigentes a los que no les basta la copia vía internet. ´Quieren tener lo mejor´ y Otaku Store lo trae. ´El interés se siente en El Alto, La Paz, Cochabamba, Oruro y hasta Santa Cruz, aunque en menor medida´.

Héctor Mamani, radialista de 26 años, que el 2003 ya hizo un programa de J-Music, dice que el fenómeno no está sólo en Bolivia. Basta ver en internet el origen de las páginas con más que entusiastas comentarios y pedidos, para entenderlo. Y todo, sin que los medios masivos hayan intervenido ni mucho ni poco.

Fuente: http://www.la-razon.com/versiones/20061105_005716/nota_269_353026.htm