Las voces en español de Los Simpson iniciaron ayer huelga contra GDI

La Jornada
Jueves 24 de febrero de 2005

Los actores estuvieron acompañados por más de 150 colegas para colgar la bandera rojinegra
Las voces en español de Los Simpson iniciaron ayer huelga contra GDI

La empresa se negó a firmar el contrato colectivo de trabajo con la ANDA Antes del cierre de instalaciones se sustrajo equipo necesario para hacer doblaje, denunció Raymundo Capetillo

MARTIN ARCEO S.

Los actores que hacen las voces en español de la serie de dibujos animados Los Simpson iniciaron una huelga contra la empresa Grabaciones y Doblajes Internacionales (GDI), que se negó a firmar un contrato colectivo de trabajo con la Asociación Nacional de Actores (ANDA).

Humberto Vélez (Homero), Claudia Mota (Bart), Patricia Acevedo (Lisa), Nancy MacKenzie (Marge) y Gabriel Chávez (El Señor Burns) colgaron las banderas rojinegras en las entradas a las instalaciones de GDI, acompañados por más de 150 actores de doblaje.

El movimiento laboral, que inició a las 3 de la tarde del miércoles, fue resultado de que GDI rechazó una cláusula del contrato colectivo, que la obligaría a trabajar únicamente con actores afiliados a la ANDA. El secretario del Trabajo de la organización gremial, Raymundo Capetillo, indicó que el último ofrecimiento de la empresa fue laborar con un máximo de 75 por ciento de actores de la ANDA, “lo que consideramos inaceptable”.

Eduardo Garza, quien hace la voz en español del monstruo Elmo en la serie infantil Plaza Sésamo, indicó que el reparto principal de Los Simpson no está solo en su lucha. “Estamos aquí tres generaciones de actores, por aquí andan Diana Santos (que en la década de 1960 hizo la parte de Mowgli en El Libro de la Selva, de Disney), Rossy Aguirre (Bellota en las caricaturas Las Chicas Superpoderosas) y Karla Falcón (la voz de la luchadora Buena Niña en los dibujos animados ¡Mucha Lucha!), todos unidos por defender nuestra fuente de empleo”.

Humberto Vélez, la voz de Homero, y Claudia Mota, fueron los primeros en montar guardia dentro de las oficinas de GDI. Al entrar en los estudios donde hace meses grabaron la temporada 15 de Los Simpson, hallaron que fueron sustraídas del lugar las computadoras y máquinas de grabación necesarias para hacer doblaje de un idioma a otro. “Sacaron el equipo fuerte, el más indispensable”, dijo al respecto Raymundo Capetillo.

Vélez no descartó que los directivos de GDI pretendieran doblar películas o series de televisión en un lugar diferente a sus instalaciones centrales, “pero no Los Simpson. Hasta ayer (martes) no habían tocado la serie”, afirmó.

Laura Torres (la voz de Tommy Pickles en Aventuras en Pañales), secretaria de la Sección de Doblaje de la ANDA, indicó que las pláticas entre sindicato y empresa estaban rotas, sin una fecha para su reanudación.

Imperio vs Guerra, inclusive aquí

El secretario general de la ANDA, Juan Imperio, señaló que el problema con GDI se complica aún más, por una carta que el grupo de actores encabezado por Rogelio Guerra, Evangelina Elizondo y Ernesto Gómez Cruz envió a diversas empresas, divulgando que el Comité Ejecutivo que dirige Imperio es espurio.

Sin embargo, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social reconoce como legítima a la directiva de Imperio. “Somos los únicos legales y autorizados para negociar”, reiteró.

Sobre la actitud de sus opositores, Imperio acotó: “Eso se llama traición al sindicato, y se llama disolución sindical. Y en su momento el gremio los convocará a rendir cuentas. Ahorita, si realmente les importara la situación de su gremio ellos estarían aquí, apoyando a sus compañeros de doblaje”.

Imperio sostuvo que con la huelga se pretende llegar “hasta las últimas consecuencias, hasta donde tope”.

Raymundo Capetillo dijo esperar que la huelga “no dure mucho”, si bien los actores “están preparados para resistir lo que haga falta”.

De su lado, Gabriel Chávez, el mefistofélico Señor Burns, convocó al público a apoyar a los actores de doblaje, acompañándolos físicamente en las instalaciones de GDI, en la colonia Del Valle en la ciudad de México. “Les aseguramos que lo pasarán excelente”, dijo tamborileando los dedos frente a su rostro, como lo haría el dueño de la planta nucleoeléctrica del pueblo gringo de Springfield.

Esta es la tercera huelga que realizan actores de doblaje, mencionó Rossy Aguirre, quien inició en su labor desde niña, haciendo la voz de Shirley Temple, hizo la versión en español de la comedia La niñera, y hoy dirige las grabaciones en nuestro idioma de Las Chicas Superpoderosas. “La primera fue en 1979, hubo otra en 1990”, recordó.

Robotech CCG

Torquemada writes, “Una compañía llamada Hero Factory ha anunciado que planea crear y poner a la venta un juego de cartas coleccionables basadas en Robotech.
Parece que no se mencionó fecha alguna sin embargo un buen momento sería durante RoboCon, convención dedicada a los 20 años de Robotech y que se realizará concurrentemente con Anime Expo del 1 al 4 de julio en Anaheim, California.

Fuente: www.Robotech.com

FYI.“

Inu Yasha, 4ta. película

El pasado 23 de diciembre se estrenó en los cines de Japón la 4ta película de Inu Yasha. Aunque ha pasado poco más de un mes, hay lugares en los que todavía se exhibe. Aquí la reseña completa.

Solo una nota: Léanlo completo.

La película comienza en el cuarto de la dueña de Hamtaro, quien está feliz porque en su escuela interpretarán la obra “Himawari Taro”. A Hamtaro le llega la felicidad de su dueña y va con los demás Hamsters a contarles la noticia, y de paso también a convencerlos de que ellos también hagan su obra de teatro basada obviamente en “Himawari no Taro”. Todos los hamsters aceptan y se ponen felices, pero sus voces llegan hasta una torre, donde mora una hamster que es escritora de cuentos, llamada “Ayayamu” (interpretada por Matsuura Aya, la cuál lleva por apodo “Ayaya”), y ella decide transportar hasta su torre a los hamsters para que la ayuden a escribir su nueva obra mientras ellos la interpretan.

Los hamsters como siempre se divierten y alteran la historia como les viene en gana, sucesos que para nada le agradan a Ayayamu, quien tiene que entregar su nueva obra antes de las 5 pm. Pero Ayayamu guarda un rencor enorme desde sus tiempos en la escuela, rencor que la tiene sin ningún amigo.

¿Lograrán los hamsters interpretar una nueva obra? ¿Podrá Ayayamu entregar su nueva obra a tiempo?

Todo esto se resuelve en la película “Hamtaro: La misteriosa torre de los ogros de los libros ilustrados”.

Ahora bien, seguro se preguntarán por qué estoy hablando sobre la película de Hamtaro en lo que se supone que es la reseña de la 4ta. Película de Inu Yasha, y la razón es que ambas películas se muestran en la misma función, y para ver la de Inu Yasha, quiera uno o no, hay que ver completa la de Hamtaro. Así que ustedes sufren también lo que yo sufrí (risa maníatica).

Entrando en lo que es el tema: La isla Hourai aparece una vez cada 50 años. Esta isla es protegida por “el caldero retumbante” desde tiempos remotos, y poseía también el poder de alterar el fluir del tiempo. En esa isla vivían humanos y demonios. La isla progresaba, era como un paraíso eterno. Sin embargo, los demonios del mundo exterior pusieron sus ojos en esta isla y en su poder y comenzaron a atacarla hasta dejarla al borde de la destrucción.

Inu Yasha y Kikyo visitaron esta isla justo hace 50 años con la esperanza de salvar a los hanyou (mitad humanos, mitad demonios) que todavía quedaban vivos, pero fueron echados a la fuerza por 4 dioses, quien a ojos vistas son mucho más poderosos que ambos. Inu Yasha pierde la pelea por completo, y el dios contra quien peleó le deja las marcas de sus garras en la espalda. Éste es el signo de que Inu Yasha regresará a la isla en 50 años.

Han pasado justo 50 años desde entonces y la isla ha aparecido de nuevo. Los hanyou que quedan vivos, todos ellos niños, ponen todo su esfuerzo por hacer que la más pequeña escape de la isla antes de que sea devorada por los dioses, ya que ella no ha recibido la marca de las 4 garras en la espalda y por tanto es la única que puede dejar la isla. La pequeña, de nombre Ai, logra escapar de la isla, no sin antes ser perseguida por uno de los dioses y también defendida por el grupo que ya conocemos (Inu Yasha, Kagome, Sango, Miroku, Shippo y Kirara). Ai habla con Inu Yasha, a quien conoce gracias a la vez que éste fue a la isla, sobre la situación en la isla, por lo que todos deciden ir a salvar a los hanyou que quedan. Sin embargo, Inu Yasha no es el único que tiene cuentas pendientes en la isla: Sesshoumaru también tiene una pelea pendiente con uno de los dioses.

Inu Yasha: Fire on the Mystical Island (el título en ingles) es la 4ta. entrega para cine de la popular obra de Rumiko Takahashi. Sin embargo, dista mucho de ser una buena película. Sin ánimo de dar spoilers, pero el hecho de que Inu Yasha y Kikyo hayan ido juntos a la isla 50 años atrás no tiene absolutamente ninguna relación relavante con los sucesos que se presentan. Además, la publicidad que se le hizo a la película en TV y cine fue con el mensaje de “Como lo pensábamos: ¡El final tenía que ser dentro de una película!”, dando a entender que iba a ser el clímax de la serie animada. Quizá eso fue razón para que me decepcionara aún más al salir de la sala. Entre las películas que existen, me quedo con la 3ra.

Definitivamente solo es recomendable para verdaderos fanáticos de Inu Yasha que no se fijen tanto en la historia y en la relevancia con la historia original de la serie. Los demás, es muy posible que se lleven una decepción tan grande como un servidor.